Asociación de productores de turba hortícola de Quebec

  • FrançaisCette page n'est pas disponible pour l'instant.
  • EnglishThis page is unavailable right now.
  • EspañolLa página no está disponible temporalmente.

Utilización de la turba

Gracias a sus propiedades incomparables, la turba es utilizada en agricultura, horticultura y silvicultura. La principal utilización de la turba es en la horticultura como sustrato de cultivo.

La turba favorece el crecimiento de los vegetales facilitando la penetración y el desarrollo de las raíces en el suelo, aumentando el efecto de barrera y frenando el lavado y arrastre de nutrientes. La turba permite, además, mullir los suelos arcillosos y aumentar la infiltración de agua, lo que explica la existencia de numerosos mantillos hortícolas preparados a base de turba.

Sin embargo, la turba es una materia versátil que puede ser de utilidad en otros sectores. Por ejemplo, la turba es un recurso eficaz en materia de protección medioambiental porque actúa como materia absorbente; también sirve para aplicaciones terapéuticas y medicinales, y suele ser utilizada como lecho o como material de construcción.

Absorbente ecológico

Se puede usar la turba como absorbente de hidrocarburos derramados en tierra o en agua. En efecto, al someter la turba a un choque térmico, la misma se vuelve hidrófoba, lo cual le permite seguir absorbiendo hidrocarburos, sin absorber agua. Gracias a sus propiedades de estanqueidad, la turba puede repeler el agua durante 48 horas.

Por esa razón se puede utilizar la turba en diversos sectores, como estaciones de servicio, transporte vial o servicios de incendios. Producto desarrollado en Quebec: Natursorb.

Agroambientalismo

Les tecnologías agroambientalistas son un sector en auge en Quebec. La convergencia de dicho sector con el de la valorización de la turba abre nuevas perspectivas en dominios diversos como el de la biofiltración, el compostaje, la agricultura y la horticultura de avanzada (por ejemplo: hongos micorrizas).

El transporte, el acondicionamiento de los productos o la restauración de las turberas son otros campos de innovación que emplean tecnologías avanzadas.

Biofiltro (aire)

Los procedimientos biológicos para el tratamiento del aire, en especial la biofiltración, parecen constituir un recurso muy apreciado debido a su eficacia, aspecto medioambiental y bajo costo. El proceso de biofiltración consiste en lograr la transformación de las moléculas responsables de la emisión de olores y gases contaminantes (NH3, H2S, CH4, etc.) por medio de microorganismos fijados en un material filtrante como la turba. Este tipo de biofiltro es utilizado para tratar el aire en los sitios de compostaje, de fábricas agroalimentarias, etc.

Cuidados corporales

La turba puede ser utilizada para cuidados corporales. Reemplaza ventajosamente la envoltura en algas para las personas que sufren alergias a mariscos.

Gracias a su importante potencial térmico, el lodo de turba procura una relajación óptima en masaje terapéutico y permite la activación de la circulación sanguínea. En terapia tópica (local), puede ser aplicada en forma de cataplasma, durante 15 minutos, proporcionando un calor benéfico. Las compresas de lodo de turba son una terapia mucho más potente que las terapias con algas o arcilla.

Además de ser reconocidas por sus efectos físicos (como el impacto en las temperaturas), las aplicaciones de lodo de turba han sido estudiadas desde un ángulo bioquímico y farmacológico. Las sustancias húmicas pueden estimular las contracciones espontáneas de los músculos y la vasodilatación. Esta activación de la circulación sanguínea representa una ventaja innegable para el tratamiento de algunas condiciones médicas.

Un hecho destacable: las envolturas y las compresas de lodo de turba permiten gozar del efecto benéfico de los oligoelementos, las vitaminas, los carbohidratos, los polifenoles, los lípidos y los ácidos húmicos.

 

Tratamiento de aguas residuales

Las propiedades de la turba de esfagnos (también conocida como turba esfagnácea o de sphaigne) la convirtieron en un excelente material de biofiltración en algunos sistemas de filtración de las aguas residuales, como el desarrollado por Premier Tech Aqua. La turba de esfagnos, materia fibrosa estable y muy porosa, filtra y retiene el flujo en la percolación. Esto favorece además la biodegradación de los elementos contenidos en las aguas residuales que entran en contacto con los microorganismos en el biofiltro.

Dicha utilización representa una solución ecológica para un problema que, potencialmente, podría resultar dañoso para el medio ambiente.

El módulo de biofiltración que contiene la turba asegura el tratamiento biológico, la filtración y la retención de los contaminantes hasta su degradación.